Conceptos básicos de fotografía (Parte III)
La trinidad de la fotografía – La escala ISO

Para cerrar la serie de conceptos básicos voy a hablar de la escala ISO. Junto con la Velocidad de obturación y la Apertura del diafragma, la escala ISO forma la trinidad de la fotografía.

¿Qué es una escala de sensibilidad fotográfica y para qué sirve?

Sin entrar a detalle en fórmulas ni leyes físicas, las escalas de sensibilidad fotográfica permiten determinar la cantidad mínima de luz que necesita una película fotográfica o el sensor (en el caso de las cámaras digitales) para plasmar la imagen. En algunas ocasiones también se las llama escala de Índice de Exposición o Exposure Index. Las cámaras analógicas no permiten modificar el ISO ya que es fijo y depende de la sensibilidad de la película fotográfica que se utilice, mientras que en las cámaras digitales se puede modificar sin ningún problema.

Existen varias escalas de sensibilidad fotográfica: ASA (americana), DIN (alemana), GOST (soviética) e ISO. Actualmente se utiliza más la escala ISO que es una unión de las escalas ASA y DIN, y la escala GOST ya no se utiliza.

Al igual que en la velocidad de obturación y en la apertura del diafragma, la escala de sensibilidad consta de pasos, donde cada paso duplica en sensibilidad al anterior, es decir, en cada paso se requiere la mitad de luz para plasmar la imagen con la misma exposición que la anterior. Cuanto más alto el valor, más sensible es la cámara a la luz.

La escala ISO

La escala ISO es la que más se utiliza mundialmente, y se compone de la unión de las escalas ASA y DIN.

La tabla de equivalencias es la siguiente:

ASA DIN GOST ISO
25 25
50 18 11 50/18
100 21 27 100/21
200 24 55 200/24
400 27 110 400/27
800 30 160 800/30
1600 33 360 1600/33
3200 36 720 3200/36
6400 39 1800 6400/39

Si os fijáis bien, en la escala ASA el valor de cada paso es el doble que el anterior, mientras que en la escala DIN cada paso tiene 3 unidades más que el anterior (cada unidad es 1/3 de paso). En las cámaras modernas, sólo se muestra la primera parte de la escala ISO que correspondería a los valores de la escala ASA. Parece que los fabricantes omiten la parte de la escala DIN en lugar de poner los dos valores, pero al final es mejor y más fácil de usar porque sólo tienes que recordar un valor.

¿Y todo este rollo para que sirve? Si leísteis los dos artículos anteriores sabréis que existen dos propiedades principales:

Propiedad Lumínica. A mayor ISO la cámara recibirá más luz y la escena estará más iluminada.
Propiedad Artística. A mayor ISO habrá más ruido y la fotografía perderá calidad.

El ISO también influye en la nitidez de la imagen. Para tener fotos más nítidas se recomienda usar un ISO bajo, aunque en ocasiones un ISO alto resulta en algunas fotografías en las que el ruido les da un toque Vintage o Clásico.

El ruido (aka ¡puntos y granos por todos lados!)

El ruido se puede ver como una red de puntitos en la fotografía, sobretodo en las partes más oscuras. Aunque se utilicen indistintamente, los términos ruido y grano no son equivalentes.

En las cámaras digitales el sensor de la cámara es el que recibe toda la luz de acuerdo a la sensibilidad configurada (ISO). Cuando una de las miles de células del sensor recibe luz, genera pequeños impulsos eléctricos al procesador de la cámara.

El trabajo del procesador de la cámara es interpretar esos impulsos eléctricos y transformarlos en pixels (puntos) con toda la información lumínica para generar la imagen final. Al contrario de la creencia popular las células fotosensibles de una cámara tienen una sensibilidad fija que no puede modificarse. Al aumentar el ISO no estás aumentando la sensibilidad de estas células fotosensibles, sino que se están amplificando los impulsos eléctricos que el procesador de la cámara recibe del sensor. El problema es que los sensores no sólo emiten impulsos eléctricos cuando reciben luz, sino que también emiten una pequeña cantidad de electricidad al funcionar o cuando se calientan demasiado. Normalmente esos impulsos “extras” se descartan porque son muy pequeños y la cámara puede diferenciarlos, pero cuando se aumenta el ISO, la cámara amplifica esas señales y puede llegar a interpretar esos pequeños impulsos como información de luz. Cada cámara tiene una gestión de esos impulsos eléctricos distinta y por eso hay cámaras que soportan un ISO más alto que otras sin generar tanto ruido.

En base a esto, existen dos tipos principales de ruido al momento de sacar una fotografía:

– Eléctrico o electrónico: Se produce por malas interpretaciones de la información al amplificar la señal.
– Térmico: Se produce cuando la temperatura aumenta.

Por último, hay un tipo de ruido que se puede producir al editar la fotografía en el ordenador. Este ruido se produce cuando queremos aumentar el brillo de una fotografía que está subexpuesta y la imagen no tiene la suficiente información para que el software del ordenador pueda hacerlo. En esos casos el software se “inventa” la información en base a lo que considera correcto, generando ruido. Podéis comprobarlo vosotros mismos subiendo el brillo a una fotografía que esté muy oscura. Por eso es muy importante exponer correctamente las fotografías al momento de sacarlas.

En esta imagen os enseño una serie de fotografías y el grado de ruido que se genera a diferentes ISOs con mi cámara (Canon EOS 70D). Fijaros la diferencia, sobretodo en las áreas oscuras y al ampliar la imagen al 100%.

ISO
A menores ISOs mayor calidad de imagen
ISO2
En esta cámara el ruido empieza a notarse mucho a partir del ISO 1600

 

Ya sé que es el ruido, pero todo esto del ruido y el ISO ¿para qué me sirve?

Ahora que sabes qué es el ISO y cómo funciona tengo unos cuantos consejos importantes para que le saques partido lo máximo posible.

  • Lo primero y más importante! Haz fotografías de prueba para ver cómo se comporta tu cámara a diferentes ISOs y ver la cantidad de ruido que genera. Una vez sepas eso podrás tener claros los límites de tu cámara para sacar fotografías de buena calidad.
  • Por regla general a menor ISO mayor calidad de imagen. Siempre trata de utilizar el menor ISO posible (a menos que quieras sacar una fotografía con ruido a propósito).
  • Trata de exponer correctamente la fotografía para evitar tener que modificarla con aplicaciones en el PC.
  • Dispara siempre en formato RAW! Esto te permitirá obtener una fotografía con muchísima más información lumínica que una imagen JPEG normal. Revisa el manual de la cámara para saber como configurar el formato de imagen a utilizar (en la mayoría de las cámaras se puede elegir la opción RAW + JPEG al mismo tiempo).

Ahora ya conoces los 3 parámetros principales de la fotografía. En este artículo os explico la relación de estos 3 parámetros y como utilizarlos para sacar mejores fotografías.

¿Sabías que…? 

portrait1

… sacar unos retratos brutales al puro estilo fotógrafo profesional es más fácil de lo que crees?. Pruébalo tu mismo AQUI! Bueno, si no eres fotogénico pues tampoco es que haga milagros, pero mejora ayuda bastante 😉

Preguntas? Sugerencias? Consejos? Correcciones? No olvides dejarnos tus comentarios!!!!

Síguenos en:Tweet about this on TwitterFollow on Facebook